viernes, 17 de diciembre de 2010

Y a la gente que le importa?

Ayer por la tarde fui a visitar a mi primo y a su mujer que acaban de tener una niña. Comenté en el despacho que salía un poco antes por eso, y fue salir por la puerta del despacho y comenzar los cuchicheos a mis espaldas (lo se por mi querida compi y confidente M me lo ha dicho): que si pobre Betty- que si se va a venir abajo- que si no debería y a ver a un bebé....- que si vaya putada, y cosas así, compadeciendose por mi.

Yo ni tengo envidia, ni me voy a venir abajo, ni me va a pasar nada por ir a ver a un bebe recién nacido.

Hay quien después de una experiencia como la mía, rechaza a las embarazadas y a los niños. A mi, lo siento, no me está pasando eso. Hombre, claro que muchas veces pienso en lo que me ha pasado, y me da pena, pero lo que me ha ocurrido no es algo definitivo, no es una oportunidad que haya perdido para siempre jamás . Puedo volver a intentarlo, de hecho voy a volver a intentarlo cuando pueda, y algún día volveré a quedarme embarazada, sin obsesiones, si darle demasiadas vueltas.

No voy a rechazar a otra mujeres que están pasando por la maternidad porque yo en esta ocasión no lo haya conseguido. Eso me parece de ser muy egoísta, de pensar que el mundo gira en torno a una misma. Y no es así.

Me alegro por la mujer de mi primo, me emociona ver a esa niña tan chiquitita y tan bonita, me encanta leer a Uma(cuyo momento se acerca)..... cómo voy a tener un sentimiento negativo hacia ellas?. Ni que ellas fueran las culpables de lo que me ha pasado.
A lo mejor a mucha gente le resulta raro lo que digo, pero es realmente lo que pienso hoy por hoy. No me quiero hacer la fuerte, ni paso tres kilos de las cosas, ni voy de guay, pero creo que los sentimientos negativos, tanto hacia los demás como a uno mismo, nunca traen nada bueno, solo generan mal rollo.
No quiero estancarme en el pasado y seguir sufriendo por una cosa que ya no tiene remedio y por la que ya he llorado bastante, más que nada porque eso me impediría mirar al futuro. Y segundo, no quiero obsesionarme con lo que pasará en el futuro, si me volveré a quedar embarazada, si no, cuando.. ni nada de eso porque las cosas vienen por si mismas, y no por darle más vueltas y pensarlas van a ocurrir antes. Ya llegará mi momento.
Feliz fin de semana friolero.
PD: la semana que viene comida de empresa.... seguro que dará para un post.



7 comentarios:

ODRY dijo...

Mi vida, se habla mucho y a veces no se calcula el daño que se puede hacer, pero tú no te preocupes, lo que te ha pasado nos pasa a muchas y acto seguido poco tiempo después recibimos las mejores de las noticias, no te preocupes y disfruta de tú gente, se feliz y olvidate de la gente, que los que te quieren, seguro no hacen ese tipo de comentarios.

Un besazo.

Ellyllon dijo...

Se piensa el ladrón que todos son de su condición.
Está claro que no tienes porqué rechazar a embarazadas y/o bebés, ¡estaría bueno!
Eres una mujer de bandera y lo demuestras día a día.

Un besico
Elly

Mapim dijo...

Mi admiración total y como dicen por estas tierras: cada uno hace de su culo un candelero!

Un beso y un abrazo de osooo

Uma dijo...

Cuando a la gente le da por hablar se pasan pueblos...pero es solo por dar coba y tener conversación...
Yo desde luego odio la fingida lástima en los demás, me crispa.
Y desde luego que lo que te ha pasado no es definitivo ni nada de eso y no hay pq tenerle rechazo a embarazadas...sinceramente creoq ue ayuda a superarlo...pq es lo que quieres para ti y hay que ser malo para no alegrarse por los demás...
Me parece genial no esconder la cabeza como los avestruces...denota valor!!
mil besos y que les den por saco a los bocazas!!

Claudia Newman dijo...

Me alegra que mires las cosas desde el punto de vista positivo!!!

Besos

Cruela dijo...

Y tienes toda la razón, un niño es demasiado grande como para tener resentimientos
Y seguro que el 2011 será tu año
ya verás
Besos

Sandra dijo...

Esa es la actitud, las cosas a veces dependen mucho de como se afronten, y viniendose abajo no se soluciona nada ;)

Feliz finde guapa.