miércoles, 10 de noviembre de 2010

maltrato

Esta mañana venía al trabajo en autobús, ha parado, tan normal y como siempre ,en una parada, una chica, jovencita de unos veintipocos, se ha subido corriendo, detrás de ella se ha subido un chico, joven también, que la ha cogido y la arrastrado hasta el suelo obligandola a bajar de autobús, gritandole, Donde coño te crees que vas?? tu no vas a ninguna parte.
La chica la logrado colarse nuevamente en el autobús, y el tío la ha seguido, ella se ha resguardado detrás de una señoras, y el tío se ha colado detrás de ella, llamándola -puta guarra bájate de autobús, tu no vas a ninguna parte- mientras le daba toquecitos y empujones con el brazo.
La gente del autobús ha empezado a increpar al hombre, para que dejara a la muchacha y para que se bajara del autobús. El tío se ha enfrentado a la gente, iba colocadisimo. Mucha gente inmediatamente ha sacado el móvil para llamar a la policía. De hecho el conductor del autobús, ya la había llamado.
El maltratador ( que en ningún momento había dejado de insultar a la muchacha), sabiendo que la policía venía de camino ha dado al botón de emergencia para abrir las puertas, le ha dado un empujón a la chica y la cogió en brazos a la fuerza agarrándola por los pelos.
En ese momento toda la gente del autobús, sobre todo hombres, se han ido hacia el tiparraco con la intención de pegarle, el muy cobarde, ha huído.
La chica ha seguido allí, sorprendentemente sin derramar ni una lágrima y aparentemente de lo más tranquila ( yo estaba asustadisima).
Todas las señoras que iban en el bus la han rodeado y la han instado a que denunciara, a que no se quede callada, porque si no, va a acabar con ella cualquier día.
Me ha llamado la atención lo concienciada que está la gente de la calle con los malos tratos a las mujeres. Me ha llamado la atención como todo el mundo ha acudido a socorrer a la chica, a defenderla, incluso como señoras mayores, se han enfrentado verbalmente con el maltratador.
LLegó la policía, y la chica se quedó con ellos, mientras el autobús continuó el destino.
Mi sensación es que ella no lo va a denunciar. Es la impresión que me dio. O si lo denuncia, va a retirarla. El tío iba muy puesto, seguro que cuando se le pase el colocón, le pide perdón y ella lo perdona. Pasa muchas veces. Ojalá me equivoque. Ojala la chica haya denunciado y le pongan una orden de alejamiento, pero me da a mi que no.
De qué sirve, que toda la sociedad esté unida ante los maltratos si las propias implicadas no están capacitadas para denunciar y alejarse del maltratador?. De qué sirve que todas las personas esta mañana se hayan enfrentado al tío ese, si ella esta noche va a volver a dormir con él?
Es tan complicado este tema.
Ojalá se acabe pronto esta lacra de la violencia de género.

6 comentarios:

Ellyllon dijo...

jodó, mi niña Betty, vaya episodio!

La verdad es que tienes la razón.
De poco sirve la concienciación social, si la parte que debe denunciar no lo hace o no tiene "posibles" para hacerlo y quedarse sola.
Porque vamos, me río yo de las órdenes de alejamiento.

Un besazo
Elly

DANYGIRL dijo...

Vivo un caso parecido en mi familia, con la diferencia de que no son jovencitos, sino gente (muy) adulta...

Uma dijo...

que fuerte me parece! presenciar eso te cambia el dia, la semana y la visión ¿no?
La verdad es que si que hemos avanzado...la misma situacion hace 30 años (a lo mejor con un hombre menos colocado) no habría causado esa conmocion...habrian mirado para otro lado ¿o no?
A ver si hay suerte y denuncia...y sirve de algo...que esa es otra!
besos

Sandra dijo...

Efectivamente, lo peor es que ellas aguantan y callan y no le echan cojones.

CLaro q es fácil decirlo cuando se ve todo desde fuera, habria q ponerse en el lugar de esas mujeres en las q supongo que el miedo las paraliza. Pero aun así, yo dudo mucho que aguantara eso....

Muakis!

ODRY dijo...

¡Jo, que fuerte!
Pero con la escusa de iba muy puesto, llevan un montón de mujeres muertas, son ruines y rastreros, espero qu la chica se de cuenta de que eso no es una pareja, si no un enemigo.

Un besazo.

Paolo dijo...

Bastante impactante. Bastante triste. Esa sensación que se te quedó en el cuerpo encaja con las estadísticas; la gran mayoría de las mujeres no denuncian y muchas si lo hacen la retiran.
Yo creo que el problema es tanto sociológico, como psicológico. Por una parte hay que mentalizar a la sociedad (y se consigue, como tú dices). Por otra parte habría que crear organismos que tras detectar la mínima violencia doméstica se pusiera a la mujer bajo tratamiento psicológico, recuperación de personalidad, autoestima, etc.
Un saludo.