jueves, 29 de noviembre de 2007

Persiguiendo a Betty

No se si te he contado que por la ciudad me muevo en moto, tengo una vespa de 50 cc color negro con la que voy y vengo al trabajo para evitar los atascos causados por la multitud de obras que hay en mi ciudad (eso da para más de un post). Una cosa rara que me ocurre cuando voy en la moto y estoy parada en algún semáforo es que todos los niños pequeños y bebés me miran, si, no sé por qué, pero se quedan e mirándome descaradamente sin quitarme ojo de encima incluso volviendo la cabeza para no perderme de vista, no sé cual es el motivo, pero supongo que debe llamarle la atención el casco, pensarán vaya cabeza tan gorda que tiene la señora esa (si, lo reconozco los bebés deben verme como una señora mayor), a mi me hace gracia y normalmente les saco la lengua o los saludo con la mano, los bebés son adorables. Pero otra cosa rara que me ocurre y que no es nada adorable es que los perros a mi paso en moto me ladran (o me utan utilizando el palabrejo andaluz destinado a tal efecto).


A mi los perros no me entusiasman, verás, no es que me disgusten, de hecho yo de niña tuve una perrita ( que mal rato cuando Pelusa murió de viejecita), mi hermana tiene una boxer super cariñosa y muy buena y eso que tiene una boca en la que cabe perfectamente mi muslo a lo ancho (y mi muslo es mucho muslo). Pues eso, los perros con los que tengo relación familiar o amistosa (bueno con sus dueños no con ellos propiamente dichos), me caen bien, pero los perros desconocidos me dan un poco de repelús.

Supongo que es por las malas experiencias que he tenido con los perros, que además de hacerme pasar un mal rato son un poco surrealistas. La primera vez que tuve un enfrentamiento con un perro fue cuando yo era pequeña, tenía unos 6 añitos y actuaba en la fiesta de fin de curso del colegio, todos los de mi clase íbamos disfrazados de trogloditas, y teníamos que cantar una canción super divertida " un día en la edad de la piedra, en tiempos que no estabas tu...." bueno bueno, no sigo que me voy por los cerros de Úbeda. Pues para que el susodicho disfraz pareciese más real todas las niñas teníamos que llevar un hueso en el pelo cogido con una coleta tipo fuente. En aquella época, no había demasiadas tiendas de disfraces y la economía de mi hogar no era demasiado boyante, por lo que mi madre, ni corta ni perezosa, lavó bien lavado un hueso de pollo del que se le echa al puchero, y cuando estuvo bien limpio lo puso en mi cabecita. La actuación fue un éxito, pero de vuelta a casa, al salir de el colegio había un perro, chucho y feo que me miró, supongo yo que el can llevaba días sin jamar y cuando vio mi hueso de pollo del puchero se le hicieron los ojos chirivitas, y comenzó a perseguirme, en un primer momento hizo gracia, mis hermanas riéndose de mi porque el perro no paraba de mirarme la cabeza, pero luego empecé a preocuparme porque aunque corría no se separaba de mi y se pasó todo el camino hasta que llegué con ojos deseosos de comerse mi tocado.



Otra experiencia surrealista, fue cuando tenía veintipocos, fui de camping, con mis hermanas y mi cuñado a un lugar llamado "El Chorro", decidimos hacer una excursión y llegar hasta el "Caminito del Rey" que es un desfiladero enorme, un paraje precioso (ver foto), por el que transcurre un pequeño puente de madera; por el citado caminito no se puede pasar debido a su peligrosidad, pero si puede llegarse hasta la entrada al mismo. Pues allá que nos fuimos los cuatro caminando bastantes horas, con un sol de justicia y cuando estamos ya cerca del acceso al caminito del rey, después de haber recorrido varios kilómetros, de haber bajado y subido cuestas, vemos a lo lejos un perro, otra vez chucho y feo, de hecho era tan feo que parecía más un lobo que un perro. Mi hermana que es más asustadiza todavía que yo, y eso ya es decir, empezó a decir que era un lobo y que tenia unos dientes muy grandes y que nos había visto y venía a por nosotros. Yo no se si sería un lobo feroz o el perrito de compañía de cualquier excursionista despistado, la cosa es que el animal venía hacia nosotros corriendo. Bueno, correr fue lo que hicimos nosotras, salimos pitando, nos daban los pies en el culo de lo que corríamos, y mi cuñado gritando desde atrás: "no corráis que es peor", peor? peor es si me quedaba allí quieta y el bicho ese me pegaba un bocao, así que hasta que no pude más porque me faltaba la respiración no paré de huir.


Por eso, le tengo respeto a los perros que se dirigen a mi, pero lo de hoy ha sido lo más, como he dicho a veces los perros me ladran cuando voy en moto, pero es que hoy un perro feisimo ha salido corriendo detrás de mi y yo dándole gas a la moto, que la pobre es de 50CC y no corre demasiado, y el perro como un loco detrás de mí, yo pensando dios mio que no se ponga el semáforo en rojo porque el perro me caza, y vete tu a saber que intenciones lleva un perro corriendo detrás de mí, que los perros no son como los hombres, que los ves venir, no, los perros, lo mismo están pensando que vaya ruido tan molón que hace la moto o que están pensando en que vas a ser su aperitivo. Menos mal que le he dado esquinazo y me lo he quitado de encima.
Pero ...... ahora tengo que volver a casa, y si el perro está allí esperándome? y si quiere tomarse la revancha?? creo que voy a tomar otro camino para volver, porque ya me estoy imaginando al chucho sentado en una esquina esperando a que pase con mi Vespita para continuar la persecución, lo pienso y.... mira..... como escarpias se me ponen los pelos.....

Besitos.

13 comentarios:

aunqueyonoescriba dijo...

jajjaa, miraba tu hueso! perdon por la risa pero es que la cosa tiene gracia.

A mi los perros me dan respeto, muy monos pero que no se me acerquen, que me asusto

Nais dijo...

jajajajaja, muy bueno. Me ha gustado tu post. Ten cuidado con la vuelta. Buen finde.

Yo-X dijo...

Jajaja y pa no estar traumatizada la verdad... jajaja mmmmmmmmmmmmm es q... los perros tienen fijaciones a veces... una cosa mas rara.. mmmmmmmmm yo por suerte les caigo bien.. o les doy miedo... mmmmmmm a mi me gustan.. yo kero un perrito!!! qtal betty boop??? qtal va el viernes! besitos!

Pau Gaultier dijo...

jajjjaajja, lo del hueso de pollo muuy bueno, tu madre es un genio... jajajjaa
A mi tampoco me hacen mucha gracia los perros que no son de la familia... Cuando era muuuuy pequeña me llevó mi madre a casa de mi vecina que tenía un caniche enanísimo... yo tendría un par de años no más y ni corta ni perezosa fui yo la que metí un bocao al perro... jajajaja
¡como lloriqueaba el pobre!
Desde entonces cada vez que me veía en el portal corría como un desquiciado... hasta que se vió viejo y con más mala hostia y me devolvió el mordisco... si no llego a llevar vaqueros seguro que me hace una heridilla...

Esto demuestra que hasta los perros son rencorosos...
Tú por si acaso mira por todas las esquinas por si las moscas...

Un besazo guapa!
muak muak!

florci dijo...

que gracia lo del hueso!! jajajjaaj vaya experiencias mas 'perras' no? jajajjajjaja a mi me encantan los perros pero les tengo respeto a los que no conozco, sobre todo si son grandes, aunque algunos pequeños tambien tiene muy mala leche, el mio esque es mu chulo y les ladra a todos, sobre todo a los que son mas grandes que él y luego el pobre se sube encima mia como diciendo ''protegeme''!!! y claro, el marrón pa mi.
nena me suena un monton esa foto, eso esta por Ardales?? o por esa zona del parque natural? yo estuve en la cueva de Ardales y me comentaron que había un caminito del rey por el parque natura, pero no pude ir, tiene que estar chulísimo.
un beso!!y cuidado con el perro!!!

Betty Boop dijo...

Efectivamente Florci, es Ardales, el parque natural de El chorro, ese es el famoso Caminito de Rey, si no has estado te recomiendo que vayas porque es un sitio precioso, para alojarse hay camping o bungalows, y un pantano para bañarse en plena naturaleza.

Besitos.

Anna dijo...

Jajajajajajajaja!!!!! No podía parar de reirme imaginándome el hueso en el pelo, el perro mirándote...el perro detrás de vosotros y todos corriendo...jajajajajajaja!!!! Por lo que veo tienes "historias para no dormir" ¡¡¡eso es divertido!!!
¿Sabes a mí que me gusta mucho? Cuando voy en el coche le saco la lengua a los niños (y a veces a los no tan niños también...jajajajajaja!!!!!)...ea, una se lo pasa bien con poco!!!
Un abrazo muy fuerte y gracias por visitar mi blog!!!

Anna Belén

Anna dijo...

¿Qué tal va tu domingo dominguero? Yo estoy derrotada!!!!!

Anna dijo...

Siempre quise tener unos patines el línea pero...con lo torpe que soy seguro que me rompo algo!!! Jajajajajaja!!!!

Feliz San Lunes!!!

Anna Belén.

Cruela dijo...

Muy buenoooooooooo
tengo poco tiempo para dedicarme a comentar pero quería que sepas que pasé por allí... los perros más pequeñas suelen ser los más agresivos y por ello a mi me gustan grandes... como casi todo en esta vida
Besoos

Yo-X dijo...

Ola betty boop!!! mmmmmmmmm qtal, le ganastes al perro??? o... aun a dia de hoy te sigue buscando... jaja un besito!!

Betty Boop dijo...

Hola X, creo que desde que le he dado esquinazo no me ha vuelto a ver, ni ganas de que me vea, por si acaso voy a cambiar de look por si me vuelve a ver que no me reconozca jejejeje. Un beso y buen puente.

Prosapia dijo...

Hola! Me alegro de que te guste la historia de los Caballero, seguiré explicando porque me queda para rato jeje
Besos